El CTCR impulsa el concepto de Industria 4.0 en base a las siete tecnologías clave a implantar por toda fábrica inteligente

 jornada industria4.0 news

La transformación digital de las empresas y la industria está teniendo gran impacto consolidándose como una realidad que ha venido para quedarse y cuya aplicación al sector calzado adquiere cada vez mayor auge. Aunque se creó en Alemania y se ha adoptado en Europa el concepto de industria inteligente está permitiendo en la actualidad la optimización de la producción a través de “la introducción de tecnologías digitales en las fábricas

              El CTCR, Centro Tecnológico del Calzado de La Rioja, ha celebrado una jornada informativa en la que directivos de múltiples sectores han podido entender las claves de la Industria 4.0 a través de ejemplos prácticos, confirmándose así su aplicación real en diversas compañías riojanas. Jesús Lizárraga, Coordinador y experto en el área por la Mondragon Unibertsitatea, ha incidido en cómo las tecnologías de la electrónica, la información y las comunicaciones, entre otras, se están integrando en los procesos productivos de cualquier empresa, independientemente de su tamaño o del sector, con el objetivo de mejorar los niveles de automatización y eficacia. Y ¿cómo? aplicándose en dos vertientes, tanto en la organización y producción de las fábricas, como en la gestión de la relación con el cliente.

Y es que, según Lizarraga, el concepto de Industria 4.0 permite hablar de siete tecnologías de referencia: fabricación aditiva, robótica colaborativa, visión artificial, realidad aumentada/virtual, big data, cloud computing y ciberseguridad. Así, uno de los ejemplos presentados en la jornada ha sido la incorporación de la tecnología en los procesos productivos de las empresas de calzado, a pesar de considerarse un sector todavía muy tradicional y manufacturero. Cabe citar aquí el desarrollo de almacenes autoinventariables gracias al RFID u otros métodos de automatización como los robots colaborativos que al trabajar codo con codo con las personas en una factoría permiten que la fabricación del producto sea cada vez más flexible y ágil. Además, el diseño e impresión en 3D, el prototipado rápido, la electrónica textil o la implantación de sensores embebidos son otros casos de éxito de la tecnificación del sector, avalados por el propio CTCR.

En términos más generales, se ha referido a la realidad aumentada como una aplicación de gran utilidad para que un trabajador, a través de unas gafas especiales donde se proyectan las imágenes virtuales, pueda proceder, por ejemplo, al desmontaje de una pieza sin recurrir a un manual. O la visión artificial que consigue, en tiempo real y en la misma línea de fabricación, detectar fallos en el producto, mientras que el Big Data, otra de las tecnologías que despegan, permite analizar y manipular grandes cantidades de datos para tomar decisiones mejores e incluso anticiparse a las experiencias de los clientes. De otro lado, la fabricación aditiva “está asociada en la calle a la impresión 3D” pero es bastante más, ha explicado el ponente. “Supone superposición progresiva de capas hasta llegar al producto deseado. Hasta ahora cuando alguien diseñaba tenía que pensar en el proceso de fabricación y le suponía limitaciones en el diseño. En la fabricación aditiva, casi no hay limitaciones en este aspecto”. Se abre así “un campo para las piezas de repuesto, ya que en vez de tener stocks se imprime la pieza cuando se necesita”, con el ahorro de costes de fabricación y almacenamiento que supone. Cloud computing es una tecnología mucho más difusa: “la ventaja es la ubicuidad. Al llevar los servicios a la nube accedemos a los datos desde cualquier sitio. La empresa se olvida de los detalles técnicos, contrata un software con unas características y el proveedor lo dimensiona. Con el cloud se adapta a lo que necesita la empresa en cada momento. Y además hay más seguridad en la nube que en el modelo local”.

Finalmente, se ha referido a la ciberseguridad, el “ámbito donde más carencias en la industria”. Lizarraga ha advertido del número creciente de ataques a la industria y que ya se lanzan desde todo tipo de dispositivos conectados a internet y no desde ordenadores. “La manufactura es el principal objetivo, porque son fáciles de atacar y el redito económico puede ser elevado”. Aquí entra también en juego los sistemas ciberfísicos, una herramienta de gestión que permite focalizar los recursos de las organizaciones a tareas de valor añadido automatizando toda la captación, procesamiento y análisis de datos, que actualmente se realizan en papel y herramientas informáticas sin inteligencia, que requieren de mucho esfuerzo humano hasta llegar a la toma de decisión. La gestión en tiempo real consigue mejoras de la cuenta de resultados de hasta un 40%.

Se trata, por tanto, de un encuentro que ha sido organizado por la Fundación Riojana para la Innovación, en colaboración con la Federación de Empresarios de La Rioja, FER, y el propio CTCR y que permite asegurar que la hiperconectividad entre actores, maquinaria, procesos, trabajadores, proveedores y clientes, es fundamental para el desarrollo de en un entorno inteligente y flexible.

Adjuntos:
Descargar este archivo (2017-11 Jornada Industria 4-0 CTCR-Arnedo.compressed.pdf)Ponencia Jesús Lizarraga[ ]7104 kB